Consejos Terrazo

I. CONTROL DE MATERIALES
II. COLOCACIÓN DEL MATERIAL
III. PULIDO Y AFINADO EN TERRAZO DE INTERIOR
IV. ABRILLANTADO EN TERRAZO DE INTERIOR
V. CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO EN TERRAZO DE INTERIOR
VI. CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO EN TERRAZO DE EXTERIOR
VII. RESISTENCIA AL DESLIZAMIENTO EN TERRAZO DE INTERIOR
VIII. RESISTENCIA AL DESLIZAMIENTO EN TERRAZO DE EXTERIOR
IX. EL TERRAZO Y SU PELDAÑO DE PIEDRA ARTIFICIAL


 

I. CONTROL DE MATERIALES

BALDOSAS

Cumplirán la norma UNE_EN_13748_1_2005 para baldosas de interior y la
UNE_EN_13748_2_2005 para baldosas de exterior.

Dado que uno de los mayores problemas que suelen presentarse es la destonificación del material, se debe pedir al fabricante que suministre partidas elaboradas con cemento y áridos de una única procedencia. Las citadas partidas pueden llegar a ser de 2000-3000 m2 ya que son cantidades que no dificultan el manejo de las campas de almacenamiento, aunque estas partidas pueden ser por una cantidad equivalente a una planta, portal, etc. Es importante que la marmolina y el resto de los áridos sean del mismo corte de la cantera para que tengan el tono más igual posible.

Es conveniente prever un 1% de material para futuras reposiciones del usuario y además una cantidad adicional para colocar en los puntos de obra en los que la maquinaria auxiliar ha impedido terminar algún tajo.

Por otro lado, hay que considerar que si la colocación va a ser anterior al tabicado, el problema de la destonificación se puede ver agravado. Al no saber el colocador donde van a estar los tabiques. Una pequeña variación en el tono puede hacer parecer al solado un puzzle.

CUIDADOS DURANTE EL TRANSPORTE, MANIPULACION Y COLOCACIÓN

Para que las baldosas no se desportillen durante su manipulación se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

          -Se suministrarán las piezas en palets colocándolas cara-revés.

         -Se procurará que el palet llegue lo más cerca posible al lugar de colocación, para que en obra se manipulen lo menos posible las baldosas.

         - Se tendrá muchísimo cuidado en la colocación, vigilando el resultado del solado.

      - Los desperfectos que se realicen durante el mismo es muy difícil repararlos posteriormente. Por lo tanto, si ha habido una mala colocación con desportillados es el momento de levantar el solado. Antes de enlechar es imprescindible una inspección del solado.


MORTERO DE AGARRE

- Arena para la capa de nivelación.

Cumplirá las siguientes particularidades:


La arena utilizada para este fin tendrá un contenido máximo de materia orgánica y arcilla de un 3%.
El contenido de finos en su granulometría se limitará según la tabla que a continuación se indica:

 MALLA NÚMERO  TAMAÑO EN MM.  % QUE PASA
 4  4,76  95 -100
 8  2,38  80 - 100
 16  1,19  50 - 85
 30  0,595  25 - 60
 50  0,297  10 - 30
 100  0,149  5 - 15
 200  0,074  0 10


- Mortero de agarre

La dosificación a emplear será la siguiente:

    - 1 parte de cemento de clase resistente 32,5.

    - 6 partes de arena lavada que no contenga arcillas u otros contaminantes.

     - una relación a/c para obtener consistencia seca.


Se evitará que los componentes del mortero de agarre produzcan eflorescencias o exudaciones en la cara vista de la baldosa.

Se prohíbe el empleo de mortero preparado con aditivos que retrasen el tiempo de fraguado.

El mortero de agarre se preparará a medida que avance el trabajo, utilizándose inmediatamente después de su amasado, es decir, antes de que se produzca el comienzo del fraguado.

No se puede utilizar cemento cola como mortero de agarre.

REJUNTADO o ENLECHADO

Será suministrado por el fabricante el pigmento y su dosificación a mezclar con el cemento blanco ó gris dependiendo con que cemento este fabricado el modelo. Se recomienda que se suministre en obra empaquetado con la cantidad requerida para mezclar con un saco de cemento y no a granel.

El cemento que se debe utilizar no puede ser un cemento-cola cualquiera, como minimo de la clase resistente 32,5.

Se debe tener presente que los colores oscuros son muy difíciles de reparar, por lo que se debe tener mucho cuidado con su manipulación y es fundamental enlecharlos correctamente, para que las juntas y los pequeños desperfectos queden disimulados con la lechada.

En los solados de baldosas de terrazo en el exterior se debe tener mucho cuidado con el enlechado. Bedyfa recomienda no enlechar con pasta pues lo habitual es que ésta no sea retirada a tiempo y fragüe, quedando adherida a la baldosa y manchándola. Esta lechada es prácticamente imposible de quitar una vez fraguada.

Por lo tanto, Bedyfa recomienda rellenar la junta entre baldosa y baldosa con arena de sílice fina en los terrazos de exterior.

Pulser para ir al inicio de la página

 

 


 

 

 

 

II. COLOCACIÓN DEL MATERIAL

La base sobre la que se vaya a ejecutar el solado se limpiará de detritus de cualquier naturaleza.

Sea cual sea el tipo de colocación es imprescindible empezar con el trazado de las hileras denominadas "maestras", que indicarán las orientaciones de colocación de las piezas para su correcto escuadrado y nivelación. Normalmente, hay que efectuar dos hileras maestras perpendiculares entre sí, una de ellas en una dirección escogida. Una correcta planificación y ejecución de éstas simplifica, optimiza y abarata el resto de la colocación.

Se controlará la nivelación y el escuadrado de todas las piezas a medida que se va avanzando en la colocación. Para ello, se emplearán hilos en las direcciones de las maestras y niveles para asegurar su alineación y su horizontalidad.

Sea cual fuera el sistema de colocación, se deberán cumplir las siguientes condiciones:

 - Debe quedar un espesor de mortero de 40 mm aproximadamente.

 - Las baldosas serán colocadas con una separación entre 0,8 y 3,0 mm, en función de las dimensiones de las piezas, al objeto de evitar posibles desconchamientos ocasionados por un entibamiento de las mismas. Nunca se colocarán baldosas sin separación (“a hueso” o “a matajunta”).

 - La colocación de las baldosas se realizará de forma que: 1. Toda la cara de base esté apoyada o soportada sobre el mortero de agarre.2. Las baldosas se asienten y nivelen utilizando herramientas no metálicas. (Martillo de goma) 3. Las caras vistas de las baldosas formen una superficie lisa y continua, evitando diferente altura entre baldosas contiguas (“cejas”). 

 - Se tomarán las medidas necesarias para que no se produzcan deterioros por el paso o aplicación de cargas pesadas durante un tiempo mínimo de 7 días.

 Para absorber las irregularidades de la base como pueden ser desniveles, conducciones, etc. se debe colocar como elemento intermedio entre el soporte y el mortero de agarre una cama de arena que sobrepase siempre la coronación de dichos elementos.

JUNTAS

- Juntas de separación de baldosas.
Se respetará siempre la separación entre baldosas indicada en el apartado anterior.

- Juntas de dilatación de obra.
Se respetarán las juntas existentes en el edificio u obra a pavimentar (de contorno, pilares u otras discontinuidades), tanto en el solado como en las capas de relleno.

- Juntas de dilatación de la superficie de solado.
La disposición en planta de estas juntas, así como su tipo, deberán estar reflejadas en el proyecto de la obra.

COLOCACIÓN AL TENDIDO

Este sistema de colocación consiste en extender primero por zonas el mortero de agarre debidamente nivelado, espolvoreando antes de la colocación de las piezas esta superficie con cemento Portland gris seco para mejorar la adherencia.

A continuación, se procede a colocar las piezas dejando la junta correspondiente entre pieza y pieza. Esta colocación puede realizarse de dos formas: disponiendo hileras de piezas paralelas a una de las maestras o avanzando en la colocación de las piezas en las direcciones de las dos maestras al mismo tiempo.

Sea cual sea la forma de colocación, una vez puesto un cierto número de piezas se procederá al ajuste tanto del nivel como de la posición en planta de las piezas que lo requieran.

Como para avanzar en la colocación, los operarios deben pisar las piezas recién colocadas, se deberán cubrir éstas con planchas de madera o tablones con el fin de repartir el peso en la superficie y no producir hundimientos localizados.

Si se utiliza este sistema siempre se efectuará un posterior rebaje y pulido de la superficie.

Esta forma de colocación tiene el inconveniente de que si no se riega la base -habitualmente con regadera- antes de asentar la pieza esta puede llegar a no adherirse a la cama de mortero.


COLOCACIÓN A GOLPE DE MACETA

Este método de colocación es el más tradicional y ampliamente utilizado. Consiste, una vez replanteadas y colocadas las hileras maestras, en ir avanzando en un frente de varias piezas (de un ancho entre 1 y 1,50 m).

Se irá extendiendo la arena de nivelación y el mortero de agarre a medida que se va avanzando; al mismo tiempo las piezas se colocan y se nivelan individualmente mediante golpes con el mango de la maceta, maceta de goma o herramienta similar. Se debe mantener la nivelación y la junta de separación, si hubiese, de las piezas ya colocadas mediante golpes laterales.

Se irá eliminando el mortero de los bordes de las piezas ya colocadas, para permitir el asentamiento de la pieza que se va a colocar a continuación y mantener constante los espesores tanto de la arena de nivelación, como del mortero de agarre.

Este sistema presenta el problema de que las esquinas de las piezas quedan en voladizo al no extenderse la masa de forma uniforme bajo la pieza. Este problema no es grave si el uso es en viviendas, pero si puede llegar a dar problemas en usos industriales en los que se someta al solado de cargas importantes.


EXTENSION DE LA LECHADA Y REJUNTADO DE LAS BALDOSAS EN TERRAZO DE INTERIOR

La función de estas operaciones es transformar un pavimento formado por un conjunto de piezas en un pavimento continuo.

La aplicación de la lechada además tiene por función rellenar las juntas entre baldosas, los poros de las piezas, las coqueras propias de los áridos y los posibles desportillados producidos durante la manipulación de las baldosas. Asimismo, la lechada hace posible un mejor agarre de las baldosas.

La citada operación se efectuará al día siguiente de la colocación extendiéndose sobre la superficie colocada el día anterior.

El proceso para enlechar se ejecutará siguiendo los pasos que se detallan a continuación:

Limpieza del pavimento y de las juntas para permitir que se rellenen de lechada.

- Preparación de la lechada según instrucciones del proveedor, mezclando el material y el agua hasta obtener una consistencia líquida. Es imprescindible la mezcla enérgica de la lechada para obtener una perfecta homogeneidad. La mezcla se podrá utilizar solamente durante los 30 minutos posteriores a su preparación.

- Extensión de esta lechada líquida mediante un cepillo o utensilio similar.

- Extensión de otra capa de lechada de consistencia más densa mediante una llana.

- Dejar esta última capa sobre el terrazo un mínimo de siete días, manteniéndola húmeda para su fraguado.

Insistimos es imprescindible una perfecta limpieza del pavimento antes de extender la lechada para permitir el relleno de las juntas.

Pulser para ir al inicio de la página

 

 


 

 

III. PULIDO Y AFINADO EN TERRAZO DE INTERIOR

La finalidad de esta operación es pulir el pavimento en varias pasadas mediante una máquina especial para este fin.

La operación de rebaje y afinado consta de los siguientes pasos:

1. El descejado o rebaje se realizará utilizando una muela basta. Se utilizará una muela entre 36 y 60 en función del tipo de terrazo y el estado en que se encuentre el pavimento.

2. El primer pulido eliminará las marcas y rayazos y defectos producidos en la fase anterior. Si la muela utilizada en el rebaje es de grano 36 se pulirá con una de grano 80, si por el contrario se ha utilizado una de grano 60 se utilizará una 120.

3. A continuación, se procederá a una aplicación de lechada siguiendo las instrucciones dadas anteriormente, debiéndose mantener una periodo de curado mínimo de 72 horas.

4. El segundo pulido tiene como finalidad afinar la baldosa con muelas de 220, 400 y hasta 800.

Finalizada la operación se eliminará el lodo producido durante las operaciones antes descritas.

Desde la colocación del suelo y, sobre todo a partir de este momento, se debe cuidar de que no se manchen las baldosas con cigarrillos sin apagar, aceites y sustancias que en general puedan penetrar en el pavimento. Estas manchas son absorbidas por la baldosa y estas piezas quedan manchadas siendo imposible su limpieza. 

Pulser para ir al inicio de la página

 


IV. ABRILLANTADO EN TERRAZO DE INTERIOR

Se efectúa esta operación con un equipo específico para este trabajo, consistente en un plato giratorio al que se acopla un estropajo de aluminio, efectuándose la primera pasada en seco o con adición de una dilución de silicato de magnesio.

La segunda pasada se realiza aplicando los líquidos y las ceras de abrillantado.

Dado que esta operación cierra el poro del material, no se debe efectuar hasta que salga la humedad de la baldosa, periodo de tiempo que puede llegar a ser de hasta 20 días desde el afinado en épocas con una humedad relativa elevada. Si no se cumple esta prescripción pueden llegar a aparecer manchas de humedad -parece que una misma baldosa tiene dos tonos- en las baldosas que tardarán mucho tiempo en desaparecer.

Pulser para ir al inicio de la página

 


 

V. CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO EN TERRAZO DE INTERIOR

Después de que el pavimento haya sido pulido y abrillantado, se le deberá cubrir con serrín que ni destiña ni manche, para protegerlo mientras que se estén llevando a cabo otros trabajos, y si es posible mantenerlo así hasta la entrada en servicio del pavimento.

Cuando se elimine el serrín, el suelo deberá lavarse con agua limpia y jabón neutro y con suficientes cambios de agua para que la limpieza sea total. No podrán utilizarse ácidos ni
productos de limpieza tales como aguafuerte, lejías u otros detergentes de los que se desconozca si tienen sustancias que puedan perjudicar al cemento o al mármol.

La conservación de la limpieza del suelo deberá realizarse con agua limpia y con uso exclusivo de jabón neutro y suficientes aclarados posteriores de agua para su completa eliminación. Periódicamente, se podrán utilizar productos abrillantadores, pudiendo ser aplicados manualmente o mediante máquinas. 

Pulser para ir al inicio de la página

 


 

VI. CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO EN TERRAZO DE EXTERIOR

Para una mejor conservación del terrazo que se va a colocar en el exterior conviene una vez colocado el material, aplicar un producto hidrofugante, que tape el poro para que la suciedad no penetre en las baldosas.

Pulser para ir al inicio de la página

 


VII. RESISTENCIA AL DESLIZAMIENTO EN TERRAZO DE INTERIOR

En la modificación de la Norma UNE _EN_13748_1_2005, en el apartado de resistencia al deslizamiento se clasifican las baldosas en tres clases. CLASE 1 serían las baldosas más
resbaladizas y CLASE 3 las menos.

El fabricante suministra las baldosas de acuerdo con alguna de estas clases, pero el resultado al ensayo del deslizamiento del pavimento resultante del pulido en obra depende del mayor o menor grado de afinado del pulidor. Se puede disminuir el deslizamiento de las baldosas utilizando durante el abrillantado líquidos y ceras especiales.

Pulser para ir al inicio de la página

 


VIII. RESISTENCIA AL DESLIZAMIENTO EN TERRAZO DE EXTERIOR

Las baldosas de terrazo exterior fabricadas por Bedyfa cumplen en los ensayos realizados hasta ahora la Clase 3, excepto los Relieves Pulidos que dependen de la probeta que tomen para realizar el ensayo. Los productos menos resbaladizos son los Granallados y las Baldosas Hidráulicas. 

Pulser para ir al inicio de la página

 


 

IX. EL TERRAZO Y SU PELDAÑO DE PIEDRA ARTIFICIAL

El peldaño de Piedra artificial se fabrica con los mismos áridos, marmolina y cemento que el terrazo en su cara vista, pero en distintas proporciones.

El terrazo durante su fabricación se vibra y se prensa, mientras el peldaño solo se vibra. Por tanto, el peldaño para conseguir una dureza suficiente lleva una proporción en la masa superior de cemento que el terrazo y, como consecuencia, una menor proporción de marmolina.

Debido a esto, es imposible una absoluta igualdad en el tono entre un terrazo y un peldaño aún utilizando los mismos áridos, porque estos se mezclan en diferentes proporciones. Se puede conseguir una aproximación, pero no la igualdad de tono perfecta.

No obstante, podemos afirmar que el peldaño de piedra artificial bien fabricado es un gran complemento para el terrazo por su calidad y su precio en comparación a los peldaños de otros materiales.

A la hora de elegir un peldaño es muy importante elegir previamente el terrazo que le complemente en vestíbulos y descansillos, pues el terrazo normalmente se fabrica en serie,
mientras el peldaño de piedra artificial se fabrica a medida.